Normalidad y patología en la niñez: en busca de la despatologización de la infancia. Del síntoma a las crisis vitales.

Este proyecto pretende enfocarse en el diseño de una estrategia pedagógica destinada a optimizar las prácticas docentes mediante el uso adecuado de los recursos tecnológicos que permita enriquecer la relación entre docente y alumno a través de una propuesta contextualizada en problemas reales y orientada a la toma de decisiones.
La tecnología educativa en este entorno facilita el aprendizaje colaborativo. Los tutores y alumnos interactúan entre sí y procuran la construcción, reelaboración y resignificación de conocimientos a partir de marcos teóricos de referencia, valiéndose de la incorporación genuina de las TICs como instrumento idóneo que permite la optimización del proceso.
El desarrollo temprano del psiquismo, su importancia y sus consecuencias a la luz de los aportes que brindan perspectivas teóricas originales representadas en esta propuesta, por autores que se reconocen como pertenecientes a la psicología del yo, es la unidad del programa de la materia en la que se basa el proyecto.
Los estudiantes mientras trabajan en situaciones próximas a las del mundo real, se ven motivados a aprender y a aplicar habilidades necesarias para resolver problemas, a la toma de riesgos y decisiones, sin estar frente a un “paciente real “(simulador), es así que ganarán experiencias empleando simulaciones para incrementar los resultados alcanzados, tanto en la enseñanza como al evaluar consecuencias.
La premisa de esta metodología es que el aprendizaje comienza con un
problema presentado en el mismo contexto en el que éste se encontraría en el ejercicio profesional.
Se espera contribuir a la vivencia de la situación clínica, a la investigación, a la resolución de problemas y a la internalización de un modo de aprendizaje más activo y dinámico.

El abordaje se orientará a la posibilidad de que los estudiantes puedan realizar:
• un diagnóstico eficaz,
• la diferenciación entre aquellas expresiones sintomáticas que se pueden asociar a las crisis vitales presentes en un desarrollo normal y la sintomatología indicio de patología.

Ambas cuestiones favorecerán la toma de decisiones adecuadas a la hora de indicar o no un tratamiento. Se fomentará, a su vez, el análisis y discusión de una consecuencia no deseable que surge del ejercicio profesional: la tendencia a la patologización de la
infancia. Esto es el uso excesivo e indiscriminado de los conocimientos psicopatológicos sin los recaudos apropiados inherentes a la buena praxis.